Este Sitio

Riosucio

El municipio de Riosucio se encuentra ubicado en el sector nor-occidental del Departamento de Caldas, sobre la vertiente oriental de la Cordillera Occidental de Colombia. Posee todos los climas, desde el cálido en las orillas del río Cauca hasta el paramuno a los 3.300 m. s. n. m., en el sector donde nace el río Risaralda; tiene una extensión de 429,1 Km² y una población aproximada de 48.000 habitantes.

Riosucio fue  fundado  el 7 de Agosto de 1.819 por los sacerdotes José Ramón Bueno (oriundo de Popayán) y José Bonifacio Bonafont (de El Socorro, Santander) quienes  lograron unir,   al pie del Ingrumá,  las poblaciones de  Quiebralomo y la Montaña, zanjando las diferencias que entre ellas existían; adquiere categoría de municipio mediante decreto del 17 de junio de 1.846, dictado por el Doctor José Laureano Mosquera, gobernador de la Provincia del Cauca y que comenzó a  regir el 1 de julio de 1.846.
Varios son los nombres que a lo largo de su historia  ha recibido esta población: Mesinas, Enguruma, San Sebastián de Bolívar, Polonia, Sevilla, Hispania y a partir de  1917, Riosucio.
El municipio basa su economía en la agricultura. El cultivo del café se constituye en su principal renglón, seguido por el de la caña panelera, cuya tradición se remonta a más de cuatro siglos; otra fuente de ingresos en la actualidad es la industria de la confección,  desarrollada en múltiples microempresas familiares; en menor escala están la  alfarería, sombrerería, cestería, tejidos de fique, junto con  la minería y el barequeo.
La religiosidad de sus habitantes se hace patente en las fiestas patronales de Nuestra Señora de la Candelaria, San Sebastián y Nuestra Señora de las Mercedes, y de manera especial, en la celebración de la Semana Santa  con solemnes procesiones, cofradías y actos religiosos, de  profunda espiritualidad.
Riosucio es rico  en manifestaciones artísticas y culturales; se cultiva con esmero la danza autóctona y folclórica;  hay  cantidad de grupos musicales, instrumentales y chirimas,  cuyas interpretaciones animan las grandes fiestas y  los  eventos que permanentemente se realizan aquí; la literatura y la poesía afloran con facilidad; muchos poetas y escritores dan brillo a las letras con sus escritos y publicaciones.
Riosucio es famoso internacionalmente por su Carnaval;  es el acto festivo y popular más importante y de más arraigo en la población. Desde sus orígenes, en la época precolombina, el  Carnaval ha sido esa  majestuosa celebración que aglutina e integra a sus moradores, ese espacio en donde se ponen en escena diferentes manifestaciones como parte del acervo histórico y cultural de sus gentes; se celebra cada dos años, en  Enero;  tiene como figura central  al Diablo. Son seis días de rituales, cuadrillas, conjuros, alboradas, desfiles, corridas, espectáculos, música, exposiciones, cabalgatas; todo un mundo de poesía y diversión para propios y extraños; es tal su importancia que fue declarado Bien de Interés Cultural de carácter Nacional mediante Resolución 0011 de 2006.
La otra celebración de renombre en Riosucio es el Encuentro de la Palabra, evento que reúne,  desde hace 25 años en  el mes de  Agosto  grandes personalidades de la intelectualidad y el arte colombianos.